Honda Civic LSi

Honda Civic LSi
Mi primer coche

21 de octubre de 2008

Amabilidad en el Nús

¿Te molesta que no te dejen cambiar de carril? Eso me pasó hoy. Venía de Santa Coloma (cerca de Barcelona) y estaba en la B-20 dirección Nús de la Trinitat.

En ese tramo hay un carril que lleva a la Ronda Litoral, y dos más que llevan a la Ronda de Dalt.

Al entrar en la B-20 desde Santa Coloma, quedas situado en el carril de la Ronda Litoral. Me tocaba cambiarme un carril a mi izquierda.

Tarea difícil, porque había mucho tráfico, una gran retención y circulación muy lenta, con paradas de varios segundos.

En esas circunstancias yo siempre dejo entrar a los coches que lo intentan. Pero hoy me encontré con la desagradable situación que no me dejó entrar nadie.

Yo arrimaba el morro cuando veía un pequeño hueco. Pero en seguida el coductor cerraba el hueco acelerando y cortándome la trayectoria.

Me molesta mucho esa actitud porque yo siempre dejo entrar. Y no fue un conductor sólo, sino varios.

Puede que su actitud viniera motivada por la retención que sufre esa vía, y que se puede extener uno o dos kilómetros. Pero aún así lo más fácil es facilitar la incorporación (que además es su obligación).

:-(

5 comentarios:

Sara dijo...

Desde que tengo carnet y presto atención al tráfico, ya sea porque conduzco yo, o no me he dado cuenta de algo que sospechaba pero me negaba a aceptar "el salvese quien pueda".
El ser humano es egoísta por naturaleza pero al volante aún lo es más. Más agresivos, y poco permisivos, cuando en realidad debería ser al contrario, para evitar situaciones de riesgo...
Da igual que te vean novato o experimentado, "a mi este no me adelanta" o "este no pasa antes que yo" como si permitir el paso suponiera que el tamaño de sus "pelotas" disminuyera si esto ocurre (disculpad la grosería).

El lema "pa chul@ yo" sería el que mejor define a los conductores en general.

Es una lástima porque si la gente fuese más tranquila, permisiva, tolerante, amable y generosa, muchos accidentes y disgustos se evitarían, pero... así está el patio.

Ánimo, ya ves que es un mal común.

Saludos,

Sara

Jose Luis dijo...

Hola Sara.

Pues sí. Lo peor es no saber interpretarlos a tiempo. Porque si sabes que no te va a dejar entrar, te esperas y listos (le dedicas algunos improperios, para liberar tensión, jeje).

Pero si crees que te va a dejar entrar, y te metes, le obligas a frenar y monta el numerito.

O se choca contigo. Y luego pierdes bonificaciones del seguro.

Yo he tenido suerte hasta ahora. Unos cuantos sustos (a veces culpa de los demás, otras culpa mía) pero sin un solo roce.

¿Cómo te va a tí? Quizás te apetezca explicar tus experiencias como conductora novel...

:-)

Sara dijo...

Hola Jose Luis,

Tienes toda la razón, si supieramos de antemano los propósitos de nuestos compis de carretera todo sería mucho más fácil jajaja

Bueno, te diré que ahí estoy. He pactado con mi padre una "clase" semanal. Suele ser los jueves por la tarde (tema de coordinar horarios, tiempo etc)
Él siempre me acompaña. Me cuesta en especial el tacto de los pedales, que son muy distintos a los de la auto. El embrague tiene muchísimo más recorrido y encontrarle el "punto medio de fricción" no siempre es tarea fácil para mi. O me paso o me quedo corta jajaja
En situaciones "complicadas" como los cambios de carril, incorporaciones a la circulación etc me dan mucho nervio y a veces peco de prudente y otras de "fitipaldi" el otro día casi me llevo una moto.. ¡es que la motos son jodidísimas, salen de donde menos te lo esperas! por suerte no pasó nada, me miró con odio y soltó pestes por su boquita y yo solamente me disculpé y le hice señas para que viera que llevo mi L.. de lerda? jajaja en fin, no tienen mucha paciencia para los "learners", y mucho menos si eres mujer que como bien sabes nuestra función, para algunos, se limita en la cocina y con la escoba... yo intento pasar y gracias a mi padre que me tranquiliza y me apoya mucho todo va bastante bien.
Me costó 100 prácticas y 3 exámenes conseguir mi carnet, y ahora por suerte no tengo miedo. Digo por suerte porque al principio tenía auténtico pánico. Recuerdo mis clases con tembleque y taquicardia y eso retrasó en gran medida mi aprendizaje. Afortunadamente tuve un buen profesor que me inspiró confianza, y muchísima paciencia. Al final, hasta me dió un gran abrazo el día de mi "aprobado" y me dijo que por fin se deshacía de mi jajjaja (en el fondo me cogió un gran cariño, lo se..)

Ya te iré contanto mis avances.

Gracias y un saludo,

Sara

Emilio Ignacio dijo...

Hola JoseLuis claramente los demas no son como quisiera que fueran y debemos convivir con eso. Leyendo tu blog me doy cuenta de las similitudes que hay entre los conductores Españoles y los especimenes que existen en Chile.

O quizas estoy algo cerrado y estos tipos de conductores estan por todo el mundo.

En cuanto a la situacion puntual quizas habria que darle de su propia medicina viendo el hueco y metiendo la punta del auto "completo" obligando a frenar al resto.
Pero, es esto correcto¿?. claramente no =/ y caeriamos en el vicioso circulo de la circulacion (chan!, valga la redundancia).
Animo y a esperar sentados que el resto aprenda.

Josep dijo...

"Puede que su actitud viniera motivada por la retención que sufre esa vía, y que se puede extener uno o dos kilómetros."

No, en realidad son problemas de autoestima. El hecho de dejar pasar a un simple coche no motiva que nos quedemos más o menos tiempo retenidos, puesto que no nos viene de cuatro metros más o menos. Por eso, debemos entender que todo viene de ir acomplejados por la vida. :-D